Homero: navegando entre la fantasía y el realismo mágico en el cine opita

Este viernes 14 de febrero será la premier de la película Homero, el cortometraje del joven cineasta huilense Manuel Rojas. La ceremonia de presentación se realizará en el auditorio Olga Tony Vidales de la Universidad Surcolombiana a partir de las 6 pm.

Manuel Rojas dirige la última escena de Homero
Manuel Rojas dirige la última escena de Homero
Andrés Fernández - Archiefe Ge

En diciembre de 2018 se realizó el rodaje del cortometraje Homero en la ciudad de Neiva. Este relato cinematográfico que se comenta en redes sociales y en conversaciones informales como “la película del cementerio” verá la luz un año después cuando se apaguen las luces del Auditorio Olga Tony Vidales de la Universidad Surcolombiana, este vienes 14 de febrero al caer la tarde.

La película descrita por su director, Manuel Rojas, como “una historia de fantasía que trata sobre un joven que toda su vida ha vivido en un cementerio y puede comunicarse con todos estos personajes que ya son fantasmas”, recrea por primera vez en el cine colombiano la figura de Cándido Leguízamo. “Eso es básicamente la historia, sin entrar en detalles para no caer en el spoiler”, sonríe el joven director en entrevista sostenida con Huilenses.com.

Salvo un par de escenas, este relato ficcionado está completamente filmado en el Cementerio Central de la ciudad de Neiva. Según su director, además de prometer una historia versada sobre las relaciones humanas, ofrece la posibilidad de apreciar la belleza de lugares que generalmente no significan mucho para quienes los transitan.

Homero pudo haber sido filmada en cualquier cementerio, pero yo quería que fuera en el central de Neiva. Quería precisamente capturar la magia que tiene ese lugar ya que las personas pasan normalmente y no se percatan de su belleza. El cementerio tiene árboles, tiene colores, tiene fauna, tiene calles, parece una ciudad, tiene formas, es muy lindo y yo quería capturar esa belleza en los planos y en las secuencias y en la historia que planteé. Entonces para mí era importante grabar ahí.

Talento opita al frente de la producción

27 personas participaron del rodaje de este cortometraje filmado completamente en la ciudad de Neiva durante 3 días. Sólo 4 de ellas no son oriundas del departamento del Huila. Ricardo José Márquez Tafur, cineasta huilense, estuvo al frente de la producción.

Su empresa de producción de cine y televisión llamada Silent Art asumió el reto de coproducir Homero. Pusieron las cámaras, el sonido, realizaron la post producción y aportaron parte del equipo humano. De acuerdo con sus declaraciones a Huilenses.com tienen un interés de impulsar y organizar el cine en la región desde una perspectiva cultural pero también desde una visión empresarial con proyección nacional e internacional.

Homero fue la génesis de algo que venimos proyectando que es seguir realizando cine cooperativo, en colectivos, con diferentes personas de la región, pero proyectado a un mercado nacional e internacional. Esta experiencia nos sirvió para identificar quienes estamos en el Huila trabajando y con quienes podemos trabajar. Nos ayudó a crear un equipo que vamos a seguir expandiendo y con el que vamos a seguir produciendo otras películas que están en desarrollo

De esta manera lograron involucrar en la producción a 24 talentos huilenses que trabajan en el campo de la cinematografía y el audiovisual. “Logramos que el 90% del equipo de producción fuera huilense y eso nos enorgullece”, afirmó.

Equipo de producción de Homero

Manuel Rojas, director y guionista de Homero aseguró que desde un inicio tuvo el deseo de que esta película fuera netamente huilense, no sólo en la composición del equipo de trabajo, sino que fuera filmada acá, en la ciudad de Neiva.

Logramos junto con Ricardo contar con amigos que se comprometieron con la producción, porque les gustó la idea, porque logré contagiarlos del amor por el cine y al proyecto. Me colaboraron desinteresadamente. Junto con el equipo de Silent Art hicimos una preparación, una especie de capacitación días previos al rodaje en la que explicamos el proyecto, las reglas de la cinematografía, el protocolo a seguir dentro del rodaje y unificamos el lenguaje para los días de trabajo. El equipo funcionó como un engranaje bien aceitado durante los tres días

Los que creyeron en el proyecto

Varias empresas del departamento del Huila aportaron recursos financieros o en especie para que Homero fuera una realidad. Siendo tan sólo un proyecto escrito, creyeron en la propuesta presentada de los jóvenes cineastas y dieron el sí para poder iniciar con el rodaje.

Después de conformar el equipo humano, se logró financiación privada. Las empresas acá en el Huila apoyaron, no necesariamente con dinero en efectivo. Se logró conseguir el patrocinio de empresas como el Restaurante el Patio, Coomotor, el Hotel Casa Pablo, Corpo San pedro, la cafetería La Cátedra, Hielo Andino, Succo, Pull The Plug, entre otros; y contar con el apoyo del Consejo de Cinematografía del Huila, la Universidad Surcolombiana que aportó equipos, la Diócesis de Neiva que otorgó el permiso para poder grabar dentro del Cementerio, Opanoticias, Café y Letras y algunas personas quienes de manera individual nos apoyaron, Afirmó Rojas.

Durante la presentación de este viernes, el equipo de producción de Homero presentará públicamente sus agradecimientos a los empresarios y personas que aportaron sus recursos y voluntades en el desarrollo del proyecto. Según Márquez, “es importante mostrar a quienes financian proyectos, que hay resultados y que esos resultados los benefician a ellos también, para que sigan aportando y ayudando a otros proyectos cinematográficos y culturales en el Huila.

En esta proyección de Homero hemos invitado a empresarios, a políticos, a los mandatarios para mostrar que el potencial que tenemos en cinematografía es alto. Buscamos impulsar las artes y la industria y visionar cómo el cine puede aportar al desarrollo y a temas como el turismo en la región

El hombre detrás de la Historia

Manuel Rojas, un Neivano criado en la árida zona del municipio de Villavieja, es el responsable de la escritura y dirección de Homero. El joven cineasta, licenciado en artes y especialista en comunicación y creatividad para la docencia de la Universidad Surcolombiana, habló con Huilenses.com sobre el proceso de realización de la película y sus reflexiones sobre el cine en la región.

Manuel Rojas. Director de Homero

A sus 31 años, se graduó de la Escuela de Cine y Televisión de la Universidad Nacional de Colombia y esta película fue su trabajo de grado en el que según él, invirtió más de dos años solamente en el proceso de escritura del guion.

Lo instamos a hablar sobre cómo llegó al cine viviendo en una región que ha sido narrada desde afuera y con pocos referentes en la producción cinematográfica.

Mi infancia la viví en Villavieja. Mis padres trabajaban allá y mi gusto por el cine proviene de esa época. Desde los años 60 Villavieja ha sido un atractivo importante para las producciones cinematográficas y televisivas. Allá se han hecho novelas, series y películas. Y cuando yo era niño se hicieron varias como “Leche”, “Hombres de Honor”, “El Oasis. Yo presencié todo eso cuando era niño y eso me marcó. Además, mi papá era corresponsal de un canal llamado Neiva Visión en Villavieja y tenía una cámara VHS con la cual hacía reportajes para el canal. Tuve contacto desde muy niño con ese ambiente y ese arte de lo audiovisual

Rojas migró a la capital del país luego de su paso por la Universidad Surcolombiana y tras cursar sus estudios de Cine y Televisión en la Universidad Nacional inicia su carrera como cineasta. Considera a Homero como su primer proyecto, aunque no es lo único que ha hecho en el terreno audiovisual y cinematográfico.

Sí, es Homero mi primer proyecto. Aunque yo ya he hecho varios trabajos audiovisuales, videos musicales, otros cortometrajes en mi proceso formativo, considero que cuando inicié no tenía conocimiento de lo que estaba haciendo, no tenía conocimiento de la gramática audiovisual. Hice cosas buenas y otros trabajos de los que no me siento tan orgulloso. 

Homero como producto cinematográfico cumple con los estándares técnicos y de calidad de la industria. A pesar de ser producto de un trabajo académico, fue hecho con equipos y procedimientos que le permiten hacer parte de los circuitos de exhibición en Colombia y en el exterior.

Yo decidí graduarme con un cortometraje y hacerlo muy profesional de tal manera que se pudiera distribuir, que se pudiera hacer un circuito de festivales. Por lo general, este tipo de trabajos quedan engavetados y esa no era la idea, la idea era hacer un esfuerzo económico, de tiempo, de trabajo para tener un producto chévere para mostrar y seguir mostrando por los diferentes medios, por pantalla de cine, por festivales, por dvd.  Esa era el objetivo, no solo que fuera un trabajo académico.

Al preguntarle sobre el desarrollo de la historia, los temas que aborda y sus influencias como guionista, pudimos explorar el universo de Homero

Homero es la amalgama de 3 experiencias personales: la muerte de mi padre cuando yo tenía 13 años; conocer el Cementerio Central donde están enterrados una cantidad de personajes históricos que a mí me abrumaron, entre ellos la figura de Cándido Leguizamo; y la tercera fue conocer una familia que por mucho tiempo ha vivido en el Cementerio Central.

Cuando yo comencé a repasar mis trabajos, no solo lo audiovisual sino todo lo artístico que hacía, lo que leía como a Edgar Allan Poe y literatura gótica, me di cuenta de que la mayoría de cosas tenían que ver con la muerte. Descubrí que me sentía culpable por la muerte de mi papá y que estaba reflejando eso en elementos de mi trabajo. Entonces Homero para mi es un trabajo muy personal que atañe a lo más profundo de mi ser como persona, como artista y me ayudó a descubrir un nicho en mi trabajo, ahora yo sigo explorando el tema de la muerte.

Durante la Universidad yo escribí un ensayo que se llama “el gótico tropical como manifestación del realismo mágico en el cine colombiano”. Y Homero, la historia que allí se cuenta tiene un poco de mágia y de fantasía. Es más fantasía que realismo mágico porque contiene elementos mágicos dentro de una cotidianidad y no la interrumpe. En Homero hay un elemento mágico que parece cotidiano, sobrenatural que le pasa al protagonista pero que es visto de una manera cotidiana. Entonces en ese sentido podría decirse que sí es realismo mágico. Lo gótico en la película, la fantasía está marcado en el tema del terror y la referencia a la muerte que hay en la literatura gótica y sus adaptaciones en la literatura colombiana y el grupo de Cali.

Rojas, que quiere quedarse en el Huila a seguir intentando hacer cine, se refirió a las dificultades que hoy encuentran los jóvenes motivados por el mundo cinematográfico.

Lo principal es la formación y acá en el Huila no hay escuelas de formación cinematográfica. La USCO tiene un programa de Comunicación y los interesados entran y luego se especializan en cinematografía o entran a programas de arte. Yo pensaría que hoy es muy difícil pensar en un pregrado en cinematografía en la región, pero sí un posgrado. Eso ayudaría mucho.

Por otro lado, hay gente que quiere hacer cine, conoce las personas para hacerlo, pero falta la plata. En gran parte porque no nos hemos encargado de ilustrar a los empresarios sobre la buena inversión que es el cine. A través de la Ley de Cine hay muchos beneficios tributarios para las empresas que apoyen producciones y falta que los empresarios huilenses conozcan esos beneficios. Eso fue lo que nosotros hicimos con Homero para que nos apoyaran y sobre eso vamos a hablar en la presentación del viernes. Invitamos a empresarios porque este no es el único proyecto. Hay colegas que quieren hacer películas y hay que ilustrar a los empresarios en la ley para apoyar el cine.

Finalmente, Manuel Rojas envió un mensaje al público Neivano para que lo acompañen en el estreno de Homero.

Para todos esos amantes del cine que apoyan el cine colombiano, los invito a que vean mi cortometraje HOMERO, es mi primer trabajo como profesional, como cineasta, como director huilense y se va a estrenar este viernes 14 de febrero a las 6 de la tarde en el auditorio Olga Tonny Vidales de la USCO.

Imágenes en este artículo