La colonización armada en el Pato: el nuevo libro de Pablo Emilio Escobar Polanía

Esta investigación recupera una historia invisibilizada y en algunas ocasiones estigmatizada de un territorio que nació de una diáspora campesina y de las luchas de resistencia frente a las agresiones de los gobiernos desde 1948

El Autor del libro, Pablo Emilio Escobar Polanía
El Autor del libro, Pablo Emilio Escobar Polanía
Juan Carlos Albarracín Gallego

En la noche de este lunes 27 de mayo tuvo lugar la presentación del libro “La colonización armada en el Pato. Génesis, rutas y protagonistas” del historiador huilense Pablo Emilio Escobar Polanía. El evento desarrollado en las instalaciones de la Biblioteca Departamental Olegario Rivera contó con la participación de más de ochenta asistentes entre los que se encontraban académicos, estudiantes, funcionarios públicos, activistas sindicales, líderes sociales y políticos de la ciudad de Neiva.

El libro es el resultado de una investigación histórica sobre el éxodo campesino resultante de la violencia política en nuestro país y que culminó en procesos de resistencia territorial organizada, que recibieron el calificativo de “repúblicas independientes”. Escobar Polanía, centra su trabajo de indagación en el proceso de movilización campesina que dio origen a la colonización de la región conocida como El Pato – Balsillas, describe los hechos y “reivindica el accionar de una serie de revolucionarios que han permanecido anónimos y que hicieron un aporte muy significativo a esas luchas”.

De acuerdo con el autor, la obra profundiza en las causas que generaron el conflicto armado en Colombia y tiene como principal vestigio que “la génesis de la colonización armada se encuentra en un evento denominado Conferencia Nacional Guerrillera, al que nadie le ha puesto cuidado y del que solamente Manuel Marulanda en su libro Cuadernos de Campaña hizo mención”.

Con el apoyo financiero de la Fundación Social Utrahuilca y el respaldo de la Academia Huilense de Historia, Escobar Polanía dedicó algo mas de dos años de su vida al trabajo de campo y escritura del libro. Durante la ceremonia se mostró satisfecho con los resultados y agradeció el acompañamiento del público.

Indudablemente la satisfacción y la felicidad es muy grande. Hemos abordado este tema con mucha seriedad, tratando de llegar a fuentes que nos permitieran sustentar con mucha solidez los argumentos allí expuestos. Ha sido un esfuerzo enorme llegar hasta las fuentes, con escasez de recursos, con dificultades para los contactos, con el temor de la gente por el uso que uno le dé a las entrevistas. Todos estos elementos se convirtieron en una barrera, pero las superamos, y las superamos con creces y en el día de hoy cuando hemos visto llegar una muy buena asistencia a este evento de presentación. De manera que me siento muy contento y comparto con todos ustedes esta satisfacción.

Al rescate de las luchas de resistencia campesina contra la violencia estatal

En diálogo con Huilenses.com, el investigador José Jairo Gonzáles Arias, director del Programa de Desarrollo y Paz del Huila y Piedemonte Amazónico (HUIPAZ), quién escribió el prólogo del libro, afirmó que “el lanzamiento de la obra es una oportunidad para mostrar a toda la comunidad de investigadores, de académicos y de líderes sociales de la región, un trayecto de la historia de conflictos y violencia en los departamentos del Huila, Tolima, Caquetá, Putumayo y Meta”.

En criterio de González Arias, esta investigación recupera una historia invisibilizada y en algunas ocasiones estigmatizada de un territorio que nació de una diáspora campesina y de las luchas de resistencia frente a las agresiones de los gobiernos desde 1948.

Pablo Emilio esclarece con la verdad, en el puño y las fuentes respectivas, lo que significó esa masa de campesinos que transitaron por el valle del Alto Magdalena, trascendieron la cordillera oriental y llegaron a fundar esas comunidades prodigiosas políticas desde Marquetalia hasta el Pato, Guayabero, el Ariari y Río Chiquito. Su libro aporta a revalorizar el papel de esa resistencia campesina en la construcción de nuevas comunidades políticas en nuestro país y demuestra que fue una lucha por más democracia, más paz, por reformas políticas y sociales y no una marcha de bandidos, ni una marcha de desadaptados, sino una marcha de campesinos que narra y se inscribe dentro de esa trayectoria épica que suele anteceder a las verdaderas reformas. De modo pues que estamos muy contentos de que Pablo Emilio ayude a pagar esa deuda social que teníamos con esta investigación.

Para Yael Garaviño Rodríguez, director de la Fundación Social Utrahuilca, esta historia de la resistencia campesina del Pato no sólo había sido invisibilizada y estigmatizada como afirma González, sino que fue tergiversada a través de la prensa oficial.

La prensa nos dijo durante años que en la violencia presentada en esta región se estaban matando a bandidos, pero cuando uno lee el libro, cuando uno lee los documentos, se da cuenta que nos mintieron y que allí hubo masacres contra el pueblo, contra campesinos pobres que muchos de ellos no tenían que ver con el grupo armado. Entonces conociendo esta nueva realidad ya uno empieza a mirar desde otro punto de vista y entiende que es necesario renovar la historia sociopolítica de nuestra región que es una historia de la violencia contra nuestros campesinos y es una historia sobre la resistencia organizada.

Historiografía y compromiso político

Desde el lanzamiento de su primer libro titulado “Pincelando el sol naciente” publicado en el año 2015 y que relata el proceso de gestación y exterminio de la Unión Patriótica en el Huila, Escobar Polanía ha demostrado su interés y compromiso con el rescate de la memoria y los procesos políticos de los movimientos sociales, populares y de izquierda en la región, apartándolo de la narrativa histórica oficial, del lenguaje neutro y la actitud contemplativa, sin que ello implique alejarse del empleo correcto del método histórico y la rigurosidad del método científico.

Al respecto, Alexander Quintero Bonilla, docente universitario y presidente de la Academia Huilense de Historia, afirmó que “los trabajos de Pablo Emilio han tenido buen recaudo, a tal punto que hace más de un año fue recibido como nuevo miembro de la Academia Huilense de Historia.  Y para entrar a la Corporación se hace un análisis de los trabajos que cada quien está realizando.  Este trabajo y el anterior fueron valorados, sus resultados y su labor le han dado méritos para ser elegido y para ingresar como Miembro Correspondiente. Eso es un reconocimiento de la calidad de su trabajo”.

En particular, sobre “La colonización armada en el Pato” Quintero señaló que Escobar recurrió en su investigación a una gran cantidad de fuentes secundarias, a libros pocos conocidos, a algunos manuscritos que de alguna manera pueden entenderse también como fuentes primarias porque son relatos elaborados directamente por personas que estuvieron involucradas en el conflicto.

También hay otras fuentes primarias como es la recolección de algunos elementos de prensa a los cuales el autor le hizo análisis; y de igual manera hay que destacar, que a nivel personal ha estado toda una vida vinculado a estos movimientos, vinculado de alguna forma a toda esta serie de hechos que han acaecido en el país. Entonces Pablo Emilio no solamente es un historiador y un relator, sino un actor de esta misma historia.

Entre el público que acompañó esta ceremonia de presentación, el docente e investigador de la Universidad Surcolombiana, Miller Dussán Calderón, aseguró que la importancia del libro es precisamente que aborda la historia desde una perspectiva esencialmente política.

Esta dimensión política de la historia es importante porque hay pensadores que bajo el supuesto de la neutralidad epistemológica creen que hacer referencias a los discursos de orden político es un error o no deberían existir. En ese sentido, Pablo Emilio hoy ha sido muy explícito y me pareció vehemente la exposición que hizo con claridad cuando habló de esas relaciones que existieron en la historia política de Colombia entre el Partido Comunista y lo que fue la misma orientación que en un momento muy importante de la historia tuvo las FARC, y cómo eso estuvo vinculado a todos estos procesos de las denominadas repúblicas independientes. Y nos abre las puertas también el libro para entender lo que hoy estamos hablando. Es decir, que los conflictos políticos militares y las víctimas de ese proceso hoy también vuelven y se repiensan en el nuevo contexto de la globalización y del extractivismo, que son las víctimas del desarrollo. Entonces yo creo que hay una concatenación muy importante en la historia, y que bueno que la perspectiva venga desde la historiografía regional.

Al consultar al autor sobre esta relación entre historia y compromiso político no dudó en referenciar que el resultado de su trabajo está ligado estrechamente a ese vínculo con su activa militancia en la izquierda colombiana, en una especie de “consecuencia lógica de toda su vida” como expresara en su momento el poeta chileno Pablo Neruda.

Yo creo que esta vivencia uno no la podría tener si no tuviera como precedente la formación política que yo he recibido durante toda mi vida como militante del Partido Comunista Colombiano y de la Unión Patriótica. Yo creo que si uno no tuviera esa formación, no podría tener el reto y el compromiso de sentarse a investigar, y luego a redactar, y luego a corregir y luego a verificar que el trabajo sea lo suficientemente serio y sustentable para que resista cualquier crítica. Yo creo que esa decisión solamente la asume uno cuando detrás tiene la formación que lo ha hecho a uno convertirse en una persona responsable de sus actos políticos. Y esto es una actividad política, esto no es historiografía neutra, ni anecdótica. No estamos hablando de estatuas, ni de iglesias, ni de cosas muertas. Estamos hablando de actividad viva.

Un libro con sello regional y recursos cooperativos

Parte de la financiación del proceso investigativo y la edición e impresión del libro se realizó con excedentes financieros de la Cooperativa Latinoamericana de Ahorro y Crédito (Utrahuilca). De acuerdo con Yael Garaviño Rodríguez, presidente del Consejo de Administración de la Cooperativa y director de su Fundación Social, “existe un compromiso de apoyar estas investigaciones que nos muestran la otra cara de la moneda, la otra realidad de la violencia en nuestro territorio. Así que decidimos hacer la inversión viendo la importancia del contenido”.

Para Pablo Emilio Escobar, el respaldo de Utrahuilca en este proceso ha sido muy importante, permite tener un producto hecho en la región y que sea de fácil adquisición.

Esta investigación llevó más de dos años, lo cual implica muchas horas de trabajo e inversión en desplazamiento y en necesidades del trabajo de campo. Con el apoyo de Utrahuilca se ha subsidiado la edición y esto permite que el libro pueda venderse a un precio económico en aras de recuperar la inversión. Eso hace que el libro sea asequible a cualquier compañero que tenga interés en estos temas, para que cualquiera lo pueda adquirir. Y por supuesto que vamos a hacer el esfuerzo por colocarlo en todas las bibliotecas de la ciudad y de Bogotá, a fin de que cualquiera que no lo pueda comprar y desee consultarlo lo pueda hacer en las bibliotecas públicas.