Miércoles, 16 de Octubre de 2019 06:50
Domingo, 01 Julio 2018 16:47

Somos Huilenses, Somos Rajaleña

El Rajaleña hace parte de nuestra cultura, nos identifica como huilenses y para conocer más de nuestras tradiciones, asistimos al Encuentro Departamental de Rajaleña, hablamos con sus intérpretes, sus historiadores y los asistentes.

Encuentro Infantil de Rajaleñas 2018
Encuentro Infantil de Rajaleñas 2018 Foto: Juan Carlos Albarracín Gallego

El Rajaleña es un ritmo musical perteneciente al género de la trova, fuertemente influenciado por el folclor de la región andina que fusiona las costumbres hispanas e indígenas. En Colombia, recibe diferentes nombres según el departamento, la tonada y la forma de interpretarla.

Como ritmo musical, se incrustó en nuestras tradiciones y nos identifica como huilenses desde el siglo pasado, cuando los campesinos y labriegos de una forma espontánea y divertida manifestaban su inconformidad, enamoraban jovencitas o echaban sátira a sus patrones, y la gracia es la rima de la segunda frase con la cuarta en cada una de sus estrofas “Una característica grande del Rajaleña, es que como son cantos de los trabajadores de las haciendas, normalmente tiene un contenido picaresco dirigido a alguien”. Expresó Oscar Cardozo, integrante de Cucamba Guagueña.

Para tocar e interpretar un Rajaleña, es indispensable tener un chucho, una marrana, un tambor, un ciempiés y un esterillo los cuales son instrumentos de percusión y también un tiple, un requinto y la guitarra como instrumentos de cuerda tradicionales.

La historia Huilense, reconocer entre sus precursores a Ulises Charry, Jaime Lizcano y Antonio Cuellar Meléndez, más conocido como Rumichaca, quien por allá en los años sesenta y dos desde el barrio Calixto Leiva de la Ciudad de Neiva buscaba la unidad cultural junto con otros compañeros “Rumichaca cuando estábamos niños nos prestaba los tambores y nos impulsaba salir a cantar y a vivir nuestra cultural, además gracias a él se empezó a extender en la Ciudad con mayor envergadura, pero ahora lo están dejando casi por fuera de las programaciones del San Pedro” sostuvo vecino de infancia

Jaime Lizcano, director de los Copleros del Palmar desde hace más de 38 años, cuenta como por medio de la guitarra llegó a tocar Rajaleña y es importante participar en Encuentros Departamentales para mostrar que sobrevive el Rajaleña Tradicional “Cuando yo trabajaba en el Seguro Social, ingresó un compañero que le gustaba componer coplas y junto a él formamos un grupo de Rajaleña, después en Campoalegre, Don Omar Valdez, nos patrocinó los primeros trajes e instrumentos y con trabajadores de otras fincas, formamos Los Pijaos, y al cabo de tres años, nació Los Copleros del Palmar”

Oscar Cardozo, integrante del grupo Palermuno Cucamba Guagueña, le cuenta a huilenses.com que su abuelo Rajaleñero oriundo de Tello – Huila, quien tocaba el tambor, desde muy niño lo fue involucrando, y lo recuerda mientras iba tocando en las reuniones familiares alrededor del horno mientras se asaba la carne. “Recuerdo de muy niño que junto a mis primos tomábamos su tambor y los otros instrumentos y nos poníamos a tocar, luego conformamos un grupo que se llamó los retoños de Juan Cardozo y ahí fueron mis inicios tocando el requinto”

Actualmente, como estrategia para mantener vivas estas expresiones, se crean Escuelas de Formación, es el caso de la agrupación de Rajaleña Infantil de FundaCoofisam, quienes a través de un proceso de estimulación con niños a partir de los 5 años, van promoviendo el amor a la música y la tradición huilense, y a la vez que les enseñan a interpretar los diferentes instrumentos. 

El Rajaleña identifica a los huilenses, y esas costumbres se alimentan bien sea interpretando el Rajaleña o escuchándola. El pasado jueves 28 de Junio, se llevó a cabo el Encuentro Departamental de Rajaleña Infantil “Ulises Charry” y el Encuentro Departamental de Rajaleña “José Antonio Cuellar Rumichaca”

De la Mano de Ulises Charry, considerado uno de los padres del Folclor Huilense, sus hijos y nietos, varios de ellos compositores, cantantes o bailarinas, van manteniendo su legado vivo y compartiendo con otros la belleza de nuestras tradiciones.  Su hijo Víctor Charry, nos cuenta como con la llegada de otras expresiones musicales, el Rajaleña va lentamente perdiendo su valor “Uno se para frente a un desfile y mínimo ve un tambor y alguien que va tocando Rajaleña, esa tradición no es tan marcada como en años anteriores, porque hoy en día a los muchachos les gusta el vallenato o el reggaetón y ahora ya en pocas familias se va cultivando el amor a lo nuestro”

Para esta versión de los encuentros en el marco del 58º Festival Folclórico, Reinado Nacional del Bambuco y Muestra Internacional del Folclor, participaron conjuntos Rajaleñeros integrados por intérpretes residenciados en el Departamento.

Se resalta, que para llegar a estar en este encuentro, se realizó una ronda clasificatoria en el mes de Mayo, la cual fue distribuida por zonas, para finalmente llegar a los encuentros 10 grupos infantiles y 10 adultos.  “Cuando mi papá participaba hacían concurso y era el que mejor interpretara un Rajaleña.  Hace un mes hicieron una eliminatoria y de ahí vienen a presentarse aquí y se les da un incentivo” Sostuvo Víctor Charry. 

A pesar de que el Huila tiene más de 60 grupos de Rajaleña entre Infantiles y mayores, solo 20 llegan a este encuentro anual, y vemos a los adultos, aunque muy pocos, disfrutando de este evento “Me encanta el Rajaleña porque me identifica con el Huila y todos los años desde que tengo memoria vengo a disfrutar la interpretaciones se niños y adultos” manifestó Mery Elsy Cano, asistente al evento.

Visto 326 veces

Buscador