Miércoles, 16 de Octubre de 2019 06:45
Domingo, 14 Octubre 2018 13:36

La USCO se movilizó en defensa de la Educación Pública

La noche del miércoles 10 de octubre, los habitantes de Neiva fueron testigos de la gran movilización en defensa de la Educación Pública en Colombia que congregó en las calles de la capital opita a más de cinco mil marchantes. La Universidad Surcolombiana fue protagonista de la jornada.

El objetivo central de la actividad fue reclamarle al Gobierno Nacional mayores recursos financieros para lo que resta del 2018 y garantizar el normal desarrollo de las actividades misionales de las universidades en 2019.

Docentes, Estudiantes y Administrativos participaron de la jornada
Docentes, Estudiantes y Administrativos participaron de la jornada Fotografías: Óscar Trujillo Narváez

En contexto

Se dice que las Universidades Públicas en Colombia están desfinanciadas y que el presupuesto asignado por el Gobierno Nacional en el año 2018 no alcanzará para culminar labores. Esta afirmación es cierta y tiene explicación. De acuerdo con el Artículo 86 de la Ley 30 del 92, el dinero girado a las Instituciones de Educación Superior (IES) es liquidado de acuerdo a la base anual del Índice de Precios al Consumidor (IPC), este dinero es fluctuante y no se ajusta al crecimiento que tienen las Universidades por ampliación de cobertura; lo cual ha llevado a que las mismas, generen recursos propios a través de la venta de servicios y alza en las matrículas.

En cifras reales, para el año 2018 el IPC tuvo un crecimiento del 5.67%, mientras que los gastos de funcionamiento e inversión de las Universidades Públicas aumentaron en un promedio de 11% según lo indicado por el Sistema Universitario Estatal (SUE); esto quiere decir que de los 400.000 millones de pesos que deberían recibir todas las universidades públicas en Colombia, producto del ½ punto del IVA establecido en la Reforma Tributaria, sólo les llegó 160.000 millones de pesos, dejando un hueco fiscal considerable en las finanzas de las Instituciones. La situación financiera es tan grave que incluso pone en riesgo el cumplimiento de los propósitos misionales de las universidades.

“No hay presupuesto para contratar profesores, no hay presupuesto para la infraestructura de la universidad, no hay presupuesto para la investigación, no hay presupuesto para los ejes misionales de la universidad pública en Colombia, que son Formación, Investigación y Proyección Social”, afirmó Piero Emmanuel Silva, docente del Programa de Ciencia Política de la Universidad Surcolombiana.

El aumento en los gastos de funcionamiento e inversión obedece a varios aspectos. Uno de ellos es la ampliación de cobertura (incremento del número de estudiantes) que implica la contratación de más docentes y la inversión de más recursos para el cumplimiento de los ejes misionales de Formación, Investigación y Proyección Social. En segundo lugar, está el cumplimiento de las metas y parámetros de calidad impuestos por el Gobierno Nacional, relacionados con la ampliación de cobertura, acreditación de los programas académicos y la acreditación institucional de alta calidad, que si bien es un proceso voluntario, ha expedido normas como el acuerdo 01 de 2018 en donde de una u otra forma obliga a las Instituciones a acreditarse para poder renovar los Registros Calificados de sus Programas.

“La universidad ha ampliado su cobertura, presionada por las demandas demagógicas del gobierno, pero el gobierno no le ha respondido, estamos hacinados, estamos amontonados, la universidad prácticamente se está autofinanciando”, indicó Hernando Gutiérrez, Profesor Universitario y Presidente de la Asociación Sindical de Profesores Universitarios ASPU - HUILA

Adicional a ello, los estándares internacionales con los que el Estado quiere medir a las Universidades Públicas e impulsar los indicadores de Educación Superior, han hecho que las Instituciones inviertan sus recursos en otras actividades que no se ven reflejadas en los presupuestos que llegan de la Nación.

Con la implementación de la Ley 30 se pretendía fortalecer las Instituciones, pero según indicadores del SUE, en 1993 se recibían aproximadamente 10.8 millones por estudiante, ahora, con la política de aumento de cobertura, se incrementó el número de estudiantes sin que se evidencie un aumento de recursos. Actualmente se reciben alrededor de 4.8 millones por cada estudiante, lo que ha obligado a las universidades a gestionar recursos propios mediante la venta de servicios y aumento del precio en las matrículas, medidas que no son suficientes para subsanar el déficit.

“Eso se ha venido presentando básicamente por dos aspectos, el primero es que la universidad pública ha ido creciendo en cobertura, pero las asignaciones presupuestales del gobierno nacional no han crecido de la misma manera, es por eso que es importante identificar la manera de tapar ese hueco fiscal que se viene generando por el incremento de cobertura, es decir, hemos tenido un crecimiento del 283% en materia de estudiantes, pero no se refleja de la misma manera en la cantidad de recursos que tiene la universidad surcolombiana o las universidades públicas”, precisó César Julián Salas, Representante de los Graduados en el CSU de la USCO.

Todo este panorama, ha generado un déficit en las Universidad Públicas que hoy supera los 16 billones de pesos.

“La movilización nace del déficit histórico que tiene la nación con las universidades públicas del país a las cuales se les adeuda 18 billones de pesos, 15 estimado en inversión y 3 en funcionamiento; este déficit tiene hoy a las universidades al borde de un paro nacional a raíz de que el mismo MEN no ha tenido la voluntad de girar el recurso pendiente”, afirmó Juan Yamid Sanabria, Representante de los Estudiante en el CSU de la USCO

¿Y la USCO cómo está?

La Universidad Surcolombiana no es ajena a esta problemática, pues en este momento están al borde de colapsar la mayoría de sus actividades administrativas por falta de presupuesto.

Para la administración recién posesionada, no es fácil el panorama, pues la universidad se encuentra sin recursos para poder desarrollar las actividades misionales y de funcionamiento para lo que queda de 2018.

Alexander Quintero, Vicerrector Administrativo, reveló la situación Institucional.

“No tenemos el dinero para poder contratar muchas personas de apoyo que prestan labores fundamentales en la universidad, también muchos proyectos y muchas actividades se verían frenadas porque el financiamiento de todos estos gastos no está presupuestado”

Huilences.com accedió a los datos financieros de la institución en los que se evidencia que durante los últimos 5 años el aumento en los aportes de la Nación no es significativo si se tiene en cuenta el aumento de la población estudiantil y las inversiones que ha tenido que hacer la USCO de cara a procesos como la Acreditación Institucional y el fortalecimiento de las sedes.

Para finalizar 2018, la institución necesita alrededor de 3.500 millones de pesos para gastos de funcionamiento, pago de nómina, pago de docentes e inversión.

“En este momento la situación de las universidades públicas es crítica, sin embargo consideramos que la universidad Surcolombiana, si nos entregan los recursos que están presupuestados para terminar este año, podríamos resolver la problemática que tenemos en este momento; nos deben 3.500 millones de pesos y yo creo que si nos giran más o menos 2.500 millones, nosotros podemos decir que damos por terminado el semestre sin ningún problema”, afirmó Nidia Guzmán, Rectora de la Universidad Surcolombiana.

A la situación crítica de 2018, se suma la incertidumbre presupuestal para 2019. “Nos preocupa cuál va a ser el presupuesto para el año entrante, vemos un panorama muy oscuro todavía porque no nos han garantizado recursos para el año entrante.  Me alegra una noticia de la que me entré hoy y es que ya el gobierno nacional avaló los 500 mil millones de pesos que nos van a dar a las universidades públicas, eso ayudaría un poco a amortizar realmente los gastos que vamos a tener el año entrante y de pronto aportar un poco más para el presupuesto”, concluyó Nidia Guzmán.

Las voces de exigencia

La movilizacion realizada el miércoles 10 de octubre en Colombia tiene varios propósitos. El primero es exigirle al Gobierno Nacional la garantía de los recursos que ordena la Ley, lo cual implica que giren a las IES los más de 40 mil billones de pesos de la deuda histórica que se tiene con las Universidades.

Otra de las exigencias es la reestructuración del Programa Ser Pilo Paga y los créditos del ICETEX; programas como Ser Pilo Paga e ICETEX, se han tomado gran parte del dinero destinado a las Universidades Públicas y favorecen en gran porcentaje a las privadas, por las diferencias abismales en los valores de las matrículas entre una y otra, porque cuando el Estado paga por un estudiante $200.000 en una Universidad Pública, paga por el mismo $12.000.000 en una privada.

Huilenses.com salió a las calles, acompañó la movilización de la Universidad Surcolombiana y esto fue lo que nos dijeron sus estudiantes, docentes y graduados

Felipe Salcedo, estudiante del programa  de Licenciatura en Lengua Castellana, manifestó que la movilización tenía varias exigencias.

“Unas constan en inyectar de manera inmediata 4.5 billones de pesos, por otro lado está un plan que logre subsanar el déficit de 16 o 18 billones de pesos en un margen de 10 años, el desmonte de ser pilo paga, la condonación de las deudas de ICETEX y de los estudiantes que desertaron del programa ser pilo paga y en general mejorar las garantías y de autonomía y democracia dentro de sistema educativo universitario”

Para Christian Camilo Rincón, graduado del programa de Derecho, el llamado que se le hace al Gobierno Nacional con la movilización consiste en que este se comprometa a girar los recursos que permitan terminar el año y garanticen el próximo.

“Básicamente la exigencia inicial eran 500 mil millones como mínimo para culminar el año 2018 y para el año 2019 poner al día la universidad por lo menos con unos 13 billones de pesos que permitan superar el déficit tanto a nivel de funcionamiento como de inversión que tienen las universidades estatales”

Juan Carlos Acebedo, docente adscrito al programa de Comunicación Social y Periodismo, relaciona las exigencias con la destinación de recursos para fortalecer el sistema de defensa aéreo.

“Se está exigiendo que al menos entre 1 y 3 billones de pesos del presupuesto del año entrante se destine a la financiación de las universidades públicas. Se sabe que hay un presupuesto destinado para compra de armamento antiaéreo relacionado con una supuesta guerra con Venezuela. Rechazamos ese incremento del presupuesto de guerra y solicitamos que se destinen recursos suficientes a las universidades públicas”

La propuesta de movilización nacional surgió en el marco del Encuentro de Estudiantes de Educación Superior ENEES, realizado el pasado 14, 15, 16 y 17 de septiembre en Florencia, Caquetá. En este encuentro se generó un pliego de exigencias, el cual fue radicado en el Congreso de la República el 27 de septiembre por la Unión Nacional de Estudiantes de la Educación Superior (UNEES).

“La educación no es de calidad en este momento y es por ello por lo que hemos radicado el pliego de peticiones en el Congreso de la República. Hoy inicia el paro estudiantil en muchas universidades como forma de presión y decimos que el movimiento estudiantil sigue vivo y vamos a seguir reclamando una educación pública”, exclamó Paula Vanessa Albarracín, estudiante del programa de Ciencia Política y responsable Regional de la Asociación Nacional de Estudiantes de Secundaria – ANDES.

Visto 1120 veces

Buscador