Miércoles, 16 de Octubre de 2019 07:15
Jueves, 13 Junio 2019 03:03

¿Fracking bien regulado o negocio contra la biodiversidad?

En Colombia, el Congreso de la República dio vía libre al uso del fracking apoyado en versiones de grupos de expertos gubernamentales para quienes, “bien regulado, las afectaciones serían mínimas”. El presidente Duque, fue su principal gestor, contra lo prometido en campaña electoral de que “no se hará fracking, porque destruye acuíferos subterráneos, biodiversidad o ecosistemas sensibles del país”,

Manifestación contra el fracking Neiva
Manifestación contra el fracking Neiva Foto: Periódico Digital Suregion.com

El fracking es una tecnología utilizada para extraer el gas o el petróleo que se encuentran en los poros de formaciones rocosas, a profundidades de entre 1.000 y 5.000 metros. Para su extracción se requiere perforar un pozo por donde se inyecta una mezcla de agua, entre 9 y 29 millones de litros por cada uno, con miles de metros cúbicos de arena y 750 tipos de productos químicos de gran toxicidad como metanol, benceno, tolueno, etilbenceno y xileno.  

En Estados Unidos, por colocar un ejemplo, el debate ha sido intenso en la comunidad científica, entre los defensores de la tecnología como el Doctor Roegiers de la Universidad de Oklahoma para quien bien regulado los impactos serían mínimos, y los opositores como “Anthony Ingraffea, director del grupo de Investigaciones Medios Fracturados de la Universidad de Cornell, una de las principales del mundo en ingeniería y geología para quien “el 5 por ciento de los pozos cementados en Estados Unidos falla el primer año causando graves daños por la contaminación en los acuíferos”. Lo anterior se complementa con los estudios de la Investigadora, Auroa de la Fuente López, para quien “en su discurso, las autoridades públicas nos dicen que, bien regulada, se evitarán los daños de esta técnica sobre las poblaciones, el ambiente y el clima y, se promoverá un uso ‘responsable’. Sin embargo, la realidad es muy diferente “ya que el fracking no puede ser regulado, debido a que con los materiales y la tecnología que están disponibles en este momento, no pueden evitarse los problemas de ingeniería inherentes a este método; los cuales incluyen sismos antropogénicos, fugas de metano y deterioro del revestimiento y la cementación de pozos”. Además, por la afectación a la salud humana, el Estado de Nueva York prohibió el fracking, con el objetivo de proteger la salud de la población, el agua y el ambiente”.

En Colombia, el Congreso de la República dio vía libre al uso del fracking apoyado en versiones de grupos de expertos gubernamentales para quienes, “bien regulado, las afectaciones serían mínimas”. El presidente Duque, fue su principal gestor, contra lo prometido en campaña electoral de que “no se hará fracking, porque destruye acuíferos subterráneos, biodiversidad o ecosistemas sensibles del país”, los mismos argumentos de científicos opositores en los Estados Unidos.

Desde hace 10 años, la organización Asoquimbo se opuso al modelo extractivista minero energético (represas, fracking, minería a gran escala) logrando que 11 Concejos Municipales, mediante Acuerdos, prohibieran estas actividades para proteger el Patrimonio Ecológico y la vocación agropecuaria de sus localidades, con fundamento en Sentencias de la Corte Constitucional, que recientemente fueron cambiadas, negando las competencias de los entes territoriales y la participación ciudadana para decidir sobre el uso del suelo, dando vía libre a jueces que anularon dichos acuerdos, favoreciendo a las empresas transnacionales, que ahora podrán invadir nuestros territorios, despojar comunidades, destruir ecosistemas, con proyectos como el fracking que en el caso del Huila fueron autorizados en la Ronda 2014 con el Bloque VSM 16 y que incluye a 13 municipios del centro, sur y occidente del Departamento.

Todos los partidos tradicionales, que ahora se encuentran en campaña electoral, mantuvieron silencio cómplice, los mismos que apoyaron el Quimbo y que hoy lo niegan, pero que, sin vergüenza alguna, agitan como anzuelo electoral, que están en contra del fracking, que votaron favorablemente en el Plan de Desarrollo en el Congreso y que de ser elegidos se comportarán como el presidente Duque a favor del negocio contra la biodiversidad y la salud humana.

La única alternativa para impedir el ingreso al Huila de esta tecnología de la muerte es intensificar la resistencia social cuyo ejemplo más reciente fue la movilización de más de 50 mil ciudadanos en Bucaramanga para proteger el Páramo de Santurbán, en momentos en que la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios del Ecosistema (IPBES ), nos alertan de que en los próximos 10 años “Un millón de especies del mundo se extinguirán” si no cambiamos el modelo centrado en los combustibles fósiles por otras fuentes de energía.

Adenda

El pasado 7 de junio las organizaciones sociales de todo el país participamos de la gran Jornada Nacional por la Defensa de Agua, la vida y el territorio #ColombiaLibreDeFracking en el marco de la audiencia inicial del proceso que adelanta el Consejo de Estado y que suspendió el marco normativo de los yacimientos no convencionales establecido en el Decreto Presidencial 3004 de 2013 y la Resolución 90341 de 2014 del Ministerio de Minas.

El Consejo de Estado decidió mantener la suspensión de la normatividad y solicitó a la Universidad Nacional, la creación de un grupo interdisciplinario de expertos en un término de 15 días y un plazo de tres meses después para que presenten los resultados del análisis sobre la viabilidad o no del fracking, teniendo como referentes los impactos a los usos del suelo, a la salud humana, a la biodiversidad y a los caudales del agua, al igual que los riesgos socioambientales y las dudas sobre qué tipos de líquidos y aditivos se usan, su grado de toxicidad, así como si el país está preparado normativa e institucionalmente para monitorear y mitigar los riesgos que implica esta técnica.

Visto 208 veces

Buscador